Hacerse mayor

No quiero hacerme mayor. ¿Sirve de algo? Estar atado a un trabajo tantas horas al día, tantos días a la semana; tomar decisiones trascendentes en un instante, deber elegir responsabilidad por encima de placer. ¿Y si no lo tienes claro? ¿Y si aún no lo has decidido?

A mí me gustaba cuando todo eran juegos y salir a la calle, y no había facturas, ni malas noticias, ni impotencia, ni futuro, sino un dulce y eterno presente, una ingenua inconsciencia; a mí me gustaba cuando parecía que todo lo malo se solucionaría al día siguiente, con la nueva luz.

Hoy, sinceramente, no quiero hacerme mayor. No puedo. ¿Alguien me ha consultado? Hoy se me hace muy grande la carga para caminar con ella. Demasiado peso para trasportar cada día.

Anuncios

5 thoughts on “Hacerse mayor

  1. Cuando pequeño el mundo de los adultos me parecía mítico, ahora sigo sin reconocerme entre ellos y tengo la sensación de que entonces, muchos eran pura estafa. Por otro lado, tampoco hay que cumpir con todo, no? Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s