Espirales de colores

Cuesta digerir las mañanas. Como si se atragantasen en la piel y te pisasen el pelo, el corazón, el estómago. A veces por las mañanas todo es nuevo y fresco. Otras veces, en cambio, las mañanas son un reflejo de todos los miedos, puestos delante de ti, abochornándote, boicoteándote.

¿Es la tripa o el estómago?

Es la duda. ¿Es acaso la duda una forma de miedo? En mi mente, la duda alimenta una espiral de espejos, de cielos, de sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s