Vomitar emociones

Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?

Jack Kerouac

Imagen

Este muchacho hubiera cumplido años (92 años; murió a los 47) ayer. Era piscis. Yo también lo soy. No es que crea mucho en el horóscopo o los signos del zodiaco, pero si encuentro a alguien con el que comparto signo, me suelo preguntar si tendremos algo en común. Es como una manía, como un acto reflejo. De todos modos, en este caso, sí que encuentro alguna semejanza, aunque sea tan simple como que estoy de acuerdo con muchas de sus citas, entre ellas la que aparece al principio (“Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?”).

Estoy de acuerdo con él y sin embargo, no suelo practicarlo: me enredo bastante con los sentimientos. Cuando estoy triste, estoy tan triste que no puedo creer que haya momentos felices en mi vida y cuando estoy feliz, no logro entender que a veces me deprima y lo vea todo negro. Lo bueno, o lo malo, del asunto es que la mayoría de las veces mi estado de ánimo es regular, sin altibajos, de color beige. Luego una circunstancia determinada, muchas veces externa a mí, desata una emoción y mi forma de enfocar las cosas cambia de repente: oscila de un lado a otro y de arriba a abajo como si estuviera saltando en una cama elástica.

La última de estas circunstancias fue mi cumpleaños, apenas hace una semana. Había hecho planes desde la noche del día anterior hasta el final del día siguiente y como hacía bastante tiempo que no lo celebraba tanto, estaba nerviosa. Suele pasarme. Me pongo nerviosa cuando tengo muchos planes, sobre todo cuando dependen de mí. Cuando era más joven había veces que incluso vomitaba. Solo porque era navidad e iba a salir toda la noche con mis amigas acababa vomitando el cordero y las gambas; pero estaba tan eufórica, tan alocada que no importaba. Cuando me pongo nerviosa, es como si no fuera yo. Como si otra chica más sensible y más irritable se pusiera en mi lugar y dirigiera mi forma de actuar. Al final hago cosas que no quiero y sobre todo, siento cosas que tampoco deseo. El día de mi cumpleaños acabé llorando, ya al final del día. No tenía ninguna razón concreta, pero sí muchas de ellas. La primera, pienso ahora, es que estaba muy cansada. Entre mis planes no había incluido descansar y apenas si había dormido tres horas.

En eso de los nervios me parezco a mi madre, aunque no me guste y me enfade conmigo misma cada vez que me doy cuenta. Cuando había un acontecimiento especial, como la boda de un familiar, un cumpleaños, un viaje, se ponía rara; se molestaba por cualquier tontería, siempre decía que prefería irse ya a casa. ¡Pero si era el mejor día del año!, ¡pero si era el momento de pasárselo bien y reír y hablar y jugar!

De pequeña no la entendía. Ahora de mayor no me entiendo a mí misma. De todas formas, ¿qué importa? Al día siguiente será un nuevo día que traerá consigo nuevos sentimientos, nuevos acontecimientos. “¿Para qué inquietarse tanto?”

Anuncios

3 thoughts on “Vomitar emociones

  1. Pingback: Empezar | voulere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s