Embrollo y repetición mental

Me paso el tiempo fantaseando. Pensando otras vidas. Jugando a juegos mentales totalmente irreales. Imaginando finales. Contándome historias. Estaba convencida de que cuando me hiciera mayor se me irían todas las manías, pero el tiempo pasa, y mis manías y mis juegos y mis fantasías siguen conmigo, acompañándome. A veces me riño. Digo: de qué sirve toda esta madeja de pensamientos que son pensados una y otra vez, que están más que sobeteados, relamidos, gastados. Porque al final siempre es lo mismo: los mismos pensamientos, las mismas fantasías, los mismos juegos. Es cierto que se adaptan a las circunstancias de cada momento, a lo que veo, a cómo me siento, pero en esencia es igual. Apenas varía de un día para otro. Por eso, si un día de repente se me ocurren otras cosas, reflexiono de otra manera, o simplemente soy consciente de que sin darme cuenta estoy pensando lo mismo que cualquier otro día, es como si algo cambiara. Ya no es igual. Hay un pequeño hito que quiebra la rutina. No es frecuente, no obstante. Es asombrosa la forma en que las manías más tontas, las ideas más repetitivas no paran de aparecer a cada rato y lo difícil que resulta darse cuenta cuando se está metido en el embrollo mental que implica ser uno mismo, ser persona, ser humano. Es raro darse cuenta, no obstante, ser consciente de lo que se está pensando. Es como si te vieras desde fuera cuando estás en realidad metido en el fondo, en todo el meollo. ¿Quién? Yo. Esto es: tú. Las dos. La de dentro y la que observa. Hoy soy, somos dos, pero estamos juntas.

La llave de los campos, Magritte
La llave de los campos, Magritte
Anuncios

4 thoughts on “Embrollo y repetición mental

  1. Es muy interesante. Primero te felicito por tu nivel de consciencia. Segundo, el cerebro es una máquina que le encanta resolver problemas y si no estas ocupada en algo se pondrá a fantasear. Puedes incoporar técnicas que apaguen su bulla y así trabaje para ti cuando quieras.

  2. Hay muchos caminos debes encontrar el que te acomode.
    Una técnica que me gusta y me sirve es la de Isha, son tres jaculatorias, si se puede dar ese nombre, al amor. Tiene la gracia que apaga la bulla y te devuelve al presente para que no te lo pierdas. Y termina con el Ohm….
    Muchos besos para ti ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s