Hide and seek

Oigo la vida y su estruendo, resguardada en una esquina, tocando mis abrazos. Mi piel me siente cerca y me pregunto al oído si me quiero. Mirando mi cara descubro una boca indecisa, unos ojos lejanos, el rostro de siempre en otras caras, mi piel, mi piel arañada. He escuchado que una voz susurra mi nombre. Presto atención y escucho bajito, te amo. Levanto el cuello y mis cejas se cruzan.

¿Es a mí?, ¿eres tú?, ¿es posible? Si aprecias quien soy, si también me amas, ¿por qué tanto dolor?, ¿por qué ese agotamiento? ¿por qué tanta queja inútil?

Es amor lo que siento, susurras. Pero quizá no es amor lo que expreso. 

La vida, al fondo, resuena. Hay coches, edificios, personas, risas furiosas. Me pongo de pie y contemplo mis gestos. Alguien trata de explicarse. Hay agua. Bebo.

Aún no he aprendido a amarte, pequeña, me dices. ¿Cómo podría haberlo hecho? Aún no te conozco. Tú siempre te escondes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s