Los besos de la Luna

He dormido hasta saciarme de sueño y aún así he dormido menos que los demás. Me he despertado despejada, como tras horas largas de descanso. Al otro lado de la ventana, en la calle, en el aire, en el cielo los pájaros pían. Los oigo llevar a cabo sus rutinas matinales mientras yo misma realizo las mías: me lleno de aire los pulmones, me estiro, bostezo, pienso los pensamientos de todos los días, hago planes, deshago planes, aguardo, empiezo, borro. Siento el calor sobre mi piel: se calienta, se pone pegajosa. Es verano. Empieza el día.

La luna, la super luna, se acercó anoche a la Tierra y nos besó en la cara. Se fue un poco más tarde, mientras yo dormía. Aunque me he despertado pronto, ya no estaba. Las primeras luces del día le recordaron que debía volver y se marchó en silencio, sigilosa.

Big_moon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s