Quédate hoy

Pierdo cosas. Las voy abandonando, dejando tras de mí un reguero insostenible de recuerdos. Se pierde la ropa distraída, se pierde el dinero, se pierden los despistados regalos; muchas veces para siempre: no vuelvo a ver todo aquello que perdí. No obstante, mi cuerpo permanece atado a ellas irremediablemente hasta bastante después de haberlas visto por última vez. Las recuerdo, las lloro, hago mi propio duelo de rabia y acusaciones por ellas.

A veces también se me escapan las palabras.

Las voces.

Los silencios.

Las letras de mi boca.

Y a veces soy yo la que me escapo de mí misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s