Nada: mierda

Hay cosas que se dejan abandonadas, inservibles. Como si fueran trastos viejos, un montón de chatarra: mierda. Un día parecieron válidas e importantes, quizá lo más importante de una vida insípida, insustancial como arroz lavado y vuelto a lavar. Parecieron importantes mientras fueron nuevas, pan tierno, un vestido recién comprado, un libro interesante por leer; después llegaron otras cosas que ocuparon el espacio que antes se reservaba a ellas. Y sin darse cuenta pasaron al rincón de la mente dedicado a lo que no importa un carajo.

Hay otro tipo de cosas que no terminan cansando porque nunca llegan. Esperas un día y esperas otro. Y te llenas de impaciencia como la boca se llena de vómito. Y vomitas. Y escupes. Y no te sientes mejor. Y si te escuchas por dentro te das asco y te das lástima. Y te retuerces un poco y haces como si no pasara nada. Y lo que pasa es el tiempo. Pasa un año, pasa otro, pasan diez años. Y no llega nada. Solo el vacío, la nada, la desesperanza y ese vómito de gusto agrio. Y el tiempo sigue pasando y haces como que no importa, que no era realmente eso lo que querías, que estabas enajenada. E na je nada. Nada. Nada.

tunel

Anuncios

One thought on “Nada: mierda

  1. En el Antiguo Egipto, mil quinientos años antes de Cristo un hombre se preguntaba, en diálogo con su alma, si llegado a la mitad de su existencia, debería seguir viviendo… Siglos más tarde los filósofos griegos preguntándose lo mismo, decidieron que cuanto más vivamos más conocimientos podremos adquirir y más cerca de las divinidades estaremos… ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s