Sangre en la tubería

tuberia-camino-arboles-bosque
Cada cuerpo no es sino un conducto, nada más que un canal que traslada cosas de un lado a otro, procesándolas, depurándolas y modificándolas en el camino…

Hoy mi cuerpo ha transportado al exterior un líquido rojo: sangre. Se supone que no estoy enferma, aunque mi cuerpo esté herido por dentro y aunque salgan al exterior vestigios de batallas internas, rastros de violencia, la sangre que derraman cuerpos muertos -cuerpos que no llegaron a ser cuerpos y se lamentan y rasgan y sacuden las paredes de la que hubiera sido su casa-.

Al contrario: se supone que estoy todo la sana que se puede estar. Y sin embargo, mi vagina no deja de gotear. Si no contuviera la sangre que mana, se deslizaría por mis piernas dibujando delgados ríos oscuros.

Pero no estoy enferma. Soy solo una tubería.

Anuncios