¿Cómo se eligen los sueños?

niños-sueños-agua-elegir

¿Nos gusta hacer algo por el placer de hacerlo o porque sabemos que se nos da bien y eso nos alegra -nos da placer- y nos anima a seguir haciéndolo? ¿Elegimos nuestros gustos, nuestras carreras, nuestras metas y nuestras profesiones  porque realmente nos apasionan o por el convencimiento y la satisfacción interna de ser bueno en algo y recibir reconocimiento externo por ello? ¿Qué nos motiva más: la actividad en sí o nuestra forma de llevarla a cabo?

¿Elegimos nuestros sueños o ellos nos eligen a nosotros porque es un buen lugar para desarrollarse?

Anuncios

El circo no es nuestro

No elegimos sistema electoral. No elegimos su configuración, no elegimos su proceso, no elegimos su organización, no elegimos las leyes que lo rigen. No elegimos si es pertinente o no tenerlo ni las alternativas posibles al mismo.

No elegimos a las personas que se presentan para “representarnos”. No elegimos su número, no elegimos su función. No elegimos su salario. No elegimos su forma de trabajo. No elegimos si es mejor contar con ellas o no.

No elegimos forma de gobierno. No elegimos al jefe de estado. No elegimos la pertinencia o no de esta figura. No elegimos su lugar de residencia. No elegimos su asignación económica.

No elegimos fecha para la no elección.

No elegimos lugar.

No elegimos forma de votación. No elegimos que votar por el método de introducir un sobre en una urna es la opción más beneficiosa para todos. No elegimos pagar por que nos envíen esos sobres a casa. No elegimos si lo queremos.

No elegimos las leyes o normas que crearán los “representantes” que no elegimos. No elegimos la importancia, no elegimos el orden, no elegimos el tema.

No elegimos cómo se invertirá el dinero que nos retirarán sin elegirlo. No elegimos la cantidad. No elegimos los destinatarios. No elegimos la ocasión.

No elegimos ser parte o no del proceso. No elegimos entrar o salir de él.

No elegimos ser engañados con la idea de que somos los verdaderos protagonistas de la función. No elegimos la ilusión de que unas elecciones son decisivas y pueden cambiar algo.

No hemos elegido el circo. No son nuestros los payasos. elecciones generales