Hasta que la tripa duela

Una de las sensaciones que más me gustan es reír a carcajadas en compañía. Risas dobles, triples, cuádruples que continúan aunque se mojen los ojos y la tripa duela.

Uno de los motivos que más me gustan para reír a carcajadas son los errores de uno mismo. Me gusta cuando de una situación que puede provocar pena, malestar, frustración o agobio solo aparece la risa y desdramatiza la historia.

Una de las razones de mi gusto por reír a carcajadas con gente es la sensación de felicidad que le sigue: la tranquilidad que envuelve, el sentimiento de que todo está bien, la alegría que trae. La alocada paz que agita el cuerpo.

lampignon-risa-reir-color

Anuncios