Un único latido

Tumbarse en el suelo sobre una esterilla. Sentir el cuerpo. (El cuerpo que nos acompaña, el cuerpo que tenemos y el cuerpo que somos, el cuerpo que disfrutamos, el que sufrimos). Esperar a que lleguen los pensamientos a la mente y se difundan por el resto de nuestro organismo. Planes de futuro, inquietud en piernas y manos. Recuerdos. Encogimiento de hombros. Deseos, inquietudes. Movimientos gastrointestinales. Observarlos y dejarlos ir como si fueran nubes o estrellas viajando por el cielo. Llenar los pulmones. Llenar la tripa luego. Tomar un nuevo sorbo de aire y liberar espacio. Envolverse en paz. Volver a ocupar el pecho y la barriga con aire y permitir que después se expanda por el resto del cuerpo. Sentir que respirar y latir es lo mismo y que el cuerpo entero respira unido en una única palpitación. Volver a respirar. Y a latir. Volver a pensar en nada. Y vivir. respirar-paisaje-paz

Anuncios

Suspendidas en el aire

bosque-hojas-secas-luz-otoñoVan y vienen las hojas de los árboles. Se arrastran movidas por el viento, por la lluvia, por el sol, por las pisadas de la gente que nada con sus pies entre ellas.

Van y vienen los pensamientos como hojas de árbol. Se deslizan por el suelo de mi mente dejando tras de sí un murmullo de aspereza y quietud. El sol se ha puesto e inunda la tierra de un color rojizo, anaranjado. Respiro hondo. Las hojas ascienden dulcemente y se quedan suspendidas en el aire: como si pendieran de un hilo invisible, como si la ley de la gravedad no actuara sobre ellas durante unos segundos. Espiro: las hojas se balancean suavemente hasta que caen de nuevo a la tierra.

Y pensar que es hermoso

flores rojas maceta mesa madera

Quiero vivir antes de estar muerta.
Quiero sentir que estoy conmigo. Notar que me tengo al lado.
Quiero hacer explotar mis sentidos. Que mi corazón vuele lejos y mis manos no le retengan.
Quiero escuchar el sonido de la calle y pensar que es hermoso.
Y empezar sin tener miedo a empezar, y empezar porque sí.
Y respirar y vaciarme de mí en cada exhalación y recuperarme diferente cada vez que inspiro.
Quiero estar fuerte y vivir mis propias ideas, mis propios pasos, mis propios latidos.
Quiero romper y romper y traspasar mis fronteras y perderme y errar y tener razón mientras me equivoco.
Quiero despertar todas mis energías.
Y salir a la calle. Y palpar el cielo. Y encontrarme con la gente.
Y descubrir que es hermoso.

Pensamientos como nubes

Maira Kalman, nap under treesSiestas bajo los árboles.

Pensamientos borrosos.

Respiraciones.

Pensamientos de enfado.

Respiraciones.

Árboles.

Todos los pensamientos pasando por nuestro cuerpo como nubes, como elementos ajenos a nuestro ser. Y respirar. Es importante no olvidar ese punto.

Ilustración y texto: Maira Kalman, “My favorite things”