Hijos de la costumbre

Mis padres mantuvieron la virginidad hasta el matrimonio. Se lo preguntó mi hermana mayor hace unas pocas semanas; yo no me hubiera atrevido. No hablo de esas cosas con mis padres. Es un tema que no se toca, que no se mira, que no existe en mi familia, esto es, en la parte de la familia que formo yo con mi relación con el resto de miembros. Mi hermana es más atrevida para esos temas, supongo. Quizás más libre.

Me llamó por teléfono para comentármelo y me sorprendió que lo hiciera, pero me pareció un tema interesante y agradecí la llamada. Me dijo que mis padres se habían sentido ofendidos ante la pregunta, que no podían creer que alguien dudara de su “pureza” prematrimonial. Se casaron con 23 y 24 años, mi madre y mi padre, respectivamente. Eran pequeños, muy jóvenes, en mi opinión; no obstante, llevaban saliendo juntos casi diez años. Crecieron juntos. Empezaron la adolescencia juntos. Descubrieron la sexualidad estando juntos.

Entiendo, por extensión, que ningún otro antepasado mío tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio. Intuyo que todos mantuvieron la ortodoxia cristiana, las apariencias, la costumbre. ¡Qué extraña me resulta ahora esa situación! No la comparto, no soy de la opinión de ninguno de ellos, y sin embargo, no me es difícil entenderlos. Todos mis antepasados vivieron la mayor parte de su vida en el pueblo, sin salir de él, aislados, con escasas noticias de lo que ocurría en el resto de España. Era otro tiempo. Y ellos eran hijos obedientes de él. Yo también lo soy del mío, supongo, casi tanto como lo soy de mis padres.

Imagen

Anuncios

¿Por qué las mujeres no?

Y me pregunto: ¿qué es la libertad sexual de la que escribía Osho? En mi opinión, es hacer el amor, follar, masturbarse; hacerlo con naturalidad, sin complejos ni miedos, sin remordimientos, sin sentimientos de culpabilidad. Es sentirse cómodo mientras se explora la sexualidad, con todas las posibles variantes que pueda implicar. Para mí, no tiene por qué ser propio de relaciones abiertas, pero tampoco lo contrario. Simplemente es aquello con lo que una persona se sienta tranquila, feliz.

No siempre es fácil; lo reconozco. Sobre todo para las mujeres. Antes porque se las educaba en la negación del disfrute y por estar tan fuertemente asociada la sexualidad a sentimientos de culpabilidad y malestar. Hoy en día por todos esos estereotipos de físico perfecto que se imponen para acomplejar a la mujer y hacerla débil, una víctima fácil del consumismo insaciable; pero también por muchas otras razones.

No existe igualdad en el tratamiento de hombres y mujeres con respecto al sexo. Ellos lo tienen más fácil. Abordan la sexualidad y la masturbación con más naturalidad y desde edades más tempranas. Las mujeres, no. A ellas se las castiga. ¿Por qué?

masturbacion femenina

Unless sex is free

oshoEvery society talks about peace but lives for war. Hence sex has to be repressed because sexually repressed people can be changed into soldiers very easily; there is no problem about it. The sexually repressed person is always ready to fight, he is always on the verge of violence. His sex becomes violence, he loses all tenderness, all loving qualities, and the instinct for love becomes perverted; it becomes the instinct for hatred. Up to now all societies have basically been warring societies, always preparing for war; they cannot allow sexual freedom.

If a society is sexually free and a person is allowed to live his sexuality totally, then he will not be ready to do such utterly stupid things as killing people for no reason at all; it will be impossible for him even to conceive. He will ask, ”Why? Why should I kill? There seems to be no reason. Just because a few power maniacs want to dominate the whole world we have to be victims and we have to turn the whole world into a chaos?

The sexually free person will be loving, tender; war will become impossible. Unless sex is free, war cannot disappear from the earth.

____________

Todas las sociedades hablan sobre la paz pero viven para la guerra. Por ello, el sexo tiene que estar reprimido porque la gente sexualmente reprimida puede convertirse en soldados muy fácilmente; no hay problema en ello. La persona sexualmente reprimida está siempre preparada para luchar, está siempre al borde de la violencia. Su sexo se convierte en violencia, pierde su ternura, sus cualidades amorosas, y el instinto de amar se vuelve perverso; se convierte en el instinto de odiar. Hasta ahora, todas las sociedades han sido básicamente sociedades guerreras, siempre preparándose para la guerra; no pueden permitir la libertad sexual.

Si una sociedad es sexualmente libre y a una persona se le permite vivir su sexualidad totalmente, entonces esa persona no estará preparada para hacer cosas tan profundamente estúpidas como matar gente sin razón alguna; sería imposible de concebir. Esa persona preguntará: “¿Por qué? ¿Por qué debería matar? Parece que no hay razón. ¿Solo porque unos pocos maniáticos del poder quieren dominar el mundo entero nosotros tenemos que ser víctimas y convertir el mundo entero en caos?”

La persona sexualmente libre será amorosa, tierna; la guerra sería imposible. A menos que el sexo sea libre, la guerra no desaparecerá de la tierra. 

Osho