Hasta que la tripa duela

Una de las sensaciones que más me gustan es reír a carcajadas en compañía. Risas dobles, triples, cuádruples que continúan aunque se mojen los ojos y la tripa duela.

Uno de los motivos que más me gustan para reír a carcajadas son los errores de uno mismo. Me gusta cuando de una situación que puede provocar pena, malestar, frustración o agobio solo aparece la risa y desdramatiza la historia.

Una de las razones de mi gusto por reír a carcajadas con gente es la sensación de felicidad que le sigue: la tranquilidad que envuelve, el sentimiento de que todo está bien, la alegría que trae. La alocada paz que agita el cuerpo.

lampignon-risa-reir-color

Anuncios

Un gato al sol

Cuando me siento triste o enfadada, o rabiosa, o me sobreviene el miedo, el agobio o el pesimismo, cuando afloran como granos molestos y de repente son visibles para mí las llamadas emociones negativas, inmediatamente siento la necesidad de liberarme de ellas. Respirar, pensar en otra cosa, no conseguirlo, volver a respirar, regañarme por sentirme así y volverlo a intentar y regañarme de nuevo por no conseguir tranquilizarme ni reconducir mi ánimo hacia una estado más positivo y tranquilo: son acciones que a menudo van seguidas de un bajón. ¿Pero qué pasaría si sencillamente no intentara cambiarlo? ¿si aceptara estas emociones como las consideradas positivas? Es como si tuviera miedo a sentirme mal, como si no fuera capaz de entender que tengo derecho a sentir todo tipo de emociones y a comprenderme cuando es así. ¿Qué pasaría si dejara de juzgarme y criticarme y simplemente dejara estar cualquier tipo de sentimiento según llegara? ¿Qué pasaría si fuera un gato tumbado al sol de primavera y no me preocupara por cómo son mis sentimientos ni tratara de cambiarlos cuando los considero no válidos? gato-sol-flor-relajacion-paz

Recordando mandalas

Hace unos cuantos años, mi hermana mayor descubrió los mandalas. Ninguna de las dos sabía lo que eran, ni tampoco nadie más en mi casa. Un día oyó hablar de ellos en un documental, una serie de casualidades le permitieron conocer más sobre ellos y después de un tiempo decidió comprar cuadernos de mandalas en blanco y empezó a rellenar hojas y hojas de estos símbolos coloreados. Su entusiasmo contagió al resto de miembros de la casa e incluso mi padre y mi madre acabaron haciéndolo.

Hace tiempo que no desarrollamos ya esta labor. Las modas, los gustos, los intereses van y vienen como un péndulo y los mandalas en familia resultaron ser uno más. No obstante, lo recuerdo como una actividad relajante, creativa  e inspiradora. Además, al finalizar, solíamos mostrarnos nuestras obras y era interesante descubrir rasgos del carácter de cada uno en la forma de apretar el lápiz, los colores elegidos o los huecos en blanco dejados en el dibujo.

Hoy, buscando no sé qué en Google, he encontrado uno de ellos y me he acordado de la belleza y la tranquilidad que transmiten, la que solían transmitirme. Hacía mucho que no contemplaba alguno. Esta recopilación es mi forma de compensar esa “carencia”.

mandala 2

Un mandala en forma de estrella. Me encantan sus colores; son preciosos.

mandala amarillo

Los mandalas están en todas partes y pueden ser, en realidad, cualquier cosa. Como una bonita flor amarilla.

Uno de ganchillo. Me recuerda a mi abuela y a sus labores.

mandala iglesias

Mandala ubicado en una iglesia cristiana. En el instituto nos enseñaron a llamarlos rosetones.

mandala kolam mujer 2

mandala kolan mujer

mandala kolan niños

mandala kolan mujer 3

mandala kolan mujer 4

Los mandalas son originarios de la India. En el sur del país, es costumbre (milenaria) que las mujeres pinten mandalas (también llamados Kolams) a la entrada de su casa, en la puerta. Los diseños cambian en función de la festividad, el ritual o el estado de ánimo de la mujer que lo elabora.  Me sorprenden por su calidad, creatividad y belleza así como por el hecho de que estas mujeres dediquen gran parte de la mañana a un trabajo tan creativo, tan laborioso y tan efímero; dura lo que tardan en borrarlo las pisadas, la lluvia, el viento.

mandala natural 1

mandala natural 2

mandala natural 3

Estas creaciones circulares hechas con elementos naturales me parecen muy ingeniosos y armónicas.

mandala tibetano

mandala

Mandalas tibetanos de gran formato