Me acuesto contigo

Si te caes

te levanto

y si no

me acuesto contigo

Julio Cortázar

julio-cortazar

Dame un amor de pasta de dientes en el lavabo. Un amor tranquilo, un amor cotidiano: un amor que refresque, que sepa, que envuelva, que sea lo último antes de la cama.

Dame un amor de chiste espontáneo en la sobremesa. Un amor risueño, un amor feliz, un amor divertido.

Dame un amor de manta. Un amor que abrigue, que arrope: un amor cómodo: un amor para acostarse y un amor para apoyarse.

Anuncios

Días como colores

Hay días de todo.

Días tontos en los que solo tengo ganas de llorar y observar con una lente melancólica y tristona todo lo que veo. Días en que mi corazón está apretujado y magullado y va marcando con un reguero de sangre oscura el camino por el que voy a pasar. Días para dormir sin soñar y para no pensar.

Y días en que estoy tan eufórica como un globo inflado que sube al cielo, muy lejos, y nada lo para. Y luce mil colores brillantes y sonríe a la gente y se abre de brazos y grita palabras ridículas que le hacen reír. Días llenos de frases alegres y cumplidos y besos sentidos y miradas amables.

Y también hay días intermedios. Días a media altura que no son completamente felices, pero tampoco especialmente desdichados. Días cargados de la monotonía de tender la ropa, coger el metro, comer macarrones y mordisquearse sin interés las uñas. Días rancios y lineales, días tranquilos.

tender_ropa_color_camisa

Días grises, días coloridos y días en tonos pastel. Como los colores de la ropa tendida o por tender

No hay unos que sean mejor que otros: en este terreno no hay competición, no hay victorias ni fracasos, ni pérdidas absolutas. Los días forman semanas, que forman meses, que forman años, que forman vidas. Vidas que forman colores que se mezclan y combinan para volver a formar días.