La voz de las hojas

Perdí la voz en algún rincón del fin de semana. No es que me haya quedado muda; en su lugar he encontrado algo rasposo, rasgado, superficial, como de piedras entrechocándose, como de pisadas sobre hojas secas. Así  es como tengo la garganta: árida, reseca, terrosa.

La parte del cuerpo que me permite comunicarme se ha fugado. Y se ha hecho el silencio. Ya solo se escuchan los quejidos.

hojas secas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s